El molino del Sargal


Ruinas del molino en 1976 (Fotografía de Manolo Ambou Terrádez)
 
A principios del siglo XIX, el molino de la Piedad era el único molino harinero de la villa, su propietario era el concejo del pueblo y daba servicio tanto a los vecinos de Mira como también a los de Camporrobles y Narboneta, funcionando solamente desde principios de año hasta el mes de agosto.

En 1817, Juan Claramunt, vecino de Mira, pide licencia para construir un molino harinero de dos piedras a 800 pasos de la población, en un lugar de su propiedad conocido como las eras del pontón.

En la parte final de la primera guerra carlista se llevó a cabo en Mira un ataque de las tropas liberales sobre los tradicionalistas. Sobre este hecho, el coronel Pedro Ortiz de Pinedo dibujó un croquis donde se ven los dos molinos que habían en el pueblo: el molino de la Piedad y el molino del Sargal.

Croquis de Pedro Ortiz de Pinedo, 1840 

Durante la desamortización de Madoz en el siglo XIX, está documentado la compra del mireño Pedro José Pardo de los dos molinos harineros en propiedad del concejo por 124.960 reales de vellón. Uno era el antiguo molino de la Piedad y el otro el de Juan Claramunt, que pasó en algún momento entre 1817 y 1855 a manos del concejo del pueblo.

En 1876, consta domiciliado en el lugar que ya por entonces se le conocía como el molino de las Sargas, al molinero Ángel Terrádez López, natural de Villalpardo.

Según la contribución industrial del 1893, el molino tenía 2 piedras y su propietario era Cosme Valero Terrádez, con una cuota de 39 pesetas. Posteriormente se conocería como dueña a la tía Vicenta Valero, posiblemente hija de Cosme.


Croquis realizado por Manolo Ambou Terrádez

El año 1937 entró de molinero Hortensio, natural de Talayuelas. y varios años después, en 1953, se haría cargo del molino José Terrádez Palomares "Pepe el molinero" con su mujer Perseveranda Terradez (Perse).

José Terrádez Palomares 60 años 1954

En 1957, la familia Valero vuelve hacerse cargo del molino, explotándolo hasta 1962, año que lo vendió a Vicente Bosque, natural de Camporrobles.


Exterior del molino

Interior del molino

Poco tiempo después se desmontaría la maquinaría y se hundiría el molino, poniendo fin a más de un siglo de vida.


BIBLIOGRAFÍA:
- Boletín Oficial de la provincia de Cuenca.
- Archivo Histórico Nacional.
- Fotografía, ilustraciones y croquis realizados por Manolo Ambou Terrádez.